Nicolas Sanchez L.

Home / Texts / 2018 / July / Estudios sobre el ocaso, Espacio Monclova, Lima, Perú

Estudios sobre el ocaso, Espacio Monclova, Lima, Perú

Desde el Miércoles 11 de Julio de 2018 a las 19:30 hrs en Espacio Monclova (Calle Republica 560, San Isidro, Lima, Peru) estaré presentando parte de mi serie Atḿosferas y un video nuevo de la serie Estudios sobre el ocaso (2018).

Galería NAC + Espacio Monclova exhiben en conjunto por segunda vez en Lima el 11 de julio. En esta oportunidad, con parte de la exposición Atmósferas, de Nicolás Sánchez, y El acero esta hecho de estrellas petrificadas, de Rodrigo Vergara en colaboración con CO Galería y Editorial Meier Ramirez.

La muestra reúne el trabajo de dos artistas chilenos de trayectorias destacadas, Sánchez desde la fotografía y Vergara con esculturas e instalaciones. Ambos, trabajos de profunda reflexión e investigación. Sánchez nos presenta un registro fotográfico de la atmósfera terrestre, y de los campos de color que forma la luz al atravesarla. Atmósferas, busca dar nombre a través de imágenes de la profundidad sobrecogedora de esas atmósferas, que para el artista están cargadas de preguntas escatológicas. Por otro lado, Rodrigo Vergara se inclina por el despojo y la radicalidad. Su obra escultórica consiste en tomar algunas palabras del libro El Barón Rampante de Ítalo Calvino y mezclarlas con simbologías y caracteres del software Word. Utiliza palabras que aluden a la racionalidad y la conducta. Pero a su vez transgrede estos términos llevándolos en algunos casos desde lo que debe ser hasta situaciones que conducen a la completa pérdida de la noción social, incluso a su alienación.

Nicolás Sánchez (1981) nace en Santiago, Chile. En su obra intenta buscar una mirada hacia el interior, hacia lo universal que está en todos pero de formas distintas. Es un ejercicio de comprensión, de insistencia en lo humano, que intenta satisfacer una necesidad interior por la ampliación de los espacios de vida. Camina, anda, vive en distintos lugares, busca desafiarse, desorientarse, como un modo fundamental de ser en el mundo. Su idea de lo sublime es algo que puede ser bello y aterrador a la vez, que despierta hermosos vértigos, un estremecimiento metafísico. 

Rodrigo Vergara (1974) también de Santiago, Chile, manifiesta dos conceptos en su obra: transferencia y analogía. Su obra inventa, interviene e interpreta lo que él llama “vías de comunicación”. Ya sea, crear junto a otro artista un espacio como medio de interacción alternativa, dentro del sistema oficial del arte (Hoffmann’s house); construir dentro de una bienal un centro de votación, para que el público votase por la mejor y peor obra de dicho evento, pieza que inevitablemente derivo de parte del público, a escribir sobre sus vínculos sociales, expectativas o deseos reprimidos (Marca con una Cruz); o instalaciones que escenifican disfuncionalmente efectos o ambientaciones del cine norteamericano, como Death Metal, obra que tiñe de color verde la sala de exposición, imitando las escenas necrológicas de la película Vértigo, de Alfred Hitchcock. Su trabajo se ha volcado a elaborar instalaciones en el espacio público y esculturas que invitan tanto a la introspección, el existencialismo y la desobediencia.